top of page

Los retos de ciberseguridad del futuro

Las tecnologías del futuro y un nuevo desafío de seguridad

Las innovaciones tecnológicas están pasando por una impresionante aceleración en sus desarrollos y mejoras. Desde la aparición de tecnologías basadas en machine learning y deep learning hasta la creación de mundos virtuales en donde las personas interactúan con realidades alternativas (metaverso).


El propio Mark Zuckerberg, el pasado 24 de enero de 2022, dejó en evidencia que las tecnologías tendrán un rol crucial en los próximos años y marcarán cambios sorprendentes y significativos en la sociedad.


Ese día anunció, a través de una corta publicación en Facebook, que su compañía Meta está creando la supercomputadora de IA más rápida del mundo, capaz de realizar quintillones de operaciones por segundo e ideada para optimizar la propuesta de metaverso en la que trabaja su organización.



Pero el proyecto de Zuckerberg, arriesgado y con bastante cobertura en los medios de comunicación, no es la única iniciativa tecnológica que estará impactando el futuro próximo.


Para McKinsey Technology Council, constituido en 2020 por expertos en el ámbito de la tecnología, tanto de McKinsey & Company como profesionales externos, las nuevas innovaciones se estarán desarrollando en 10 áreas: automatización y virtualización de procesos, conectividad, arquitecturas distribuidas, computación, inteligencia artificial aplicada, programación, arquitecturas Trust, biotecnologías, materiales nanotecnológicos y las tecnologías limpias.


Incluso para el 2035 prevén que los desarrollos en computación permitirán desbloquear capacidades sin precedentes para las empresas.

Por ejemplo, mencionan que los sistemas de computación de última generación reducirán los tiempos para el desarrollo de productos químicos y farmacéuticos, acelerarán la creación de vehículos autónomos con Inteligencia Artificial (AI) y transformarán la ciberseguridad.



Además, estiman que el avance en robótica, el Internet Industrial de las Cosas (IIoT), la impresión 3D o 4D, la analítica de datos y el empleo de algoritmos para gestionarlos serán cruciales para agilizar y hacer más inteligentes los procesos industriales y operativos, así como mejorar la atención al cliente y la comercialización.


Estos cambios vendrán acompañados de nuevas formas de liderar proyectos y negocios. Para Ivan Ostojic, socio de McKinsey y líder de la práctica de innovación, esta transformación ya se evidencia en las decisiones de negocios.


En opinión de Ostojic, los directivos de compañías están rastreando – de manera cada vez más urgente- tendencias en el área de innovación y también están adoptando con más velocidad aquellas tecnologías que les ayuden a reducir riesgos operativos e incrementar la rentabilidad de sus compañías.


Aún más, las cifras manejadas por la consultora McKinsey (2021) revelan que las organizaciones globales invierten cada vez más en tecnología, incluso consideran recortar el presupuesto de otras áreas para implementarlas.


Gráfico que muestra un aumento de la financiación tecnológica por parte de empresas consultadas por Mckinsey & Company, entre 19 de enero y el 29 de enero de 2021.


Este panorama revela que el “golpe tecnológico” que se atraviesa no es una tendencia esporádica, acelerada por el COVID-19, sino que abarca desarrollos impresionantes que se están llevando a cabo en distintas áreas y que, en el transcurso de los próximos años (por no decir ya), estarán generando importantes cambios en la actividad económica y empresarial, pero también en la forma de vida de las personas y su interacción con el entorno.


Sin duda, esta nueva era tecnológica ¡apenas comienza!


Un desafío para todos: la ciberseguridad

El avance tecnológico necesita ir acompañado de una cultura de ciberseguridad, con la que se pueda proteger de manera eficaz toda la información digitalizada, tanto del gobierno, de las empresas, instituciones públicas y, por supuesto, de las personas.


Y es que el manejo de big data, automatizaciones e inteligencia artificial, entre otras innovaciones impulsadas por el desarrollo tecnológico, aumentan los riesgos de operatividad.


Por ejemplo, sectores como los financieros pueden sufrir grandes pérdidas económicas ante ciberataques, sin contar la pérdida de confianza que deben enfrentar por parte de sus clientes.


Además, no es solo una cuestión de protegerse ante amenazas, sino estar preparados para actuar con resiliencia ante estas situaciones.


Por eso, las empresas que están invirtiendo en tecnología deben identificar los nuevos riesgos y amenazas que pueden afectar sus procesos, de manera de elaborar planes de contingencia, reforzar protocolos de seguridad y prepararse para la recuperación de información ante estos ataques.


Para los expertos en ciberseguridad de Eset Cibersecurity, el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) e ISMS Forum, 3 temas concentraron las mayores preocupaciones en esta área durante el 2020:

  • La vulnerabilidad de las empresas ante la implementación improvisada del teletrabajo.

  • La fuga de información confidencial a través de dispositivos que hacen uso del Internet de las Cosas.

  • Las pérdidas económicas ocasionadas por el impacto del virus informático tipo ransomware.


Entonces, ante estos peligros será necesario que las organizaciones tomen medidas oportunas de cara a futuros incidentes, invirtiendo en herramientas que ofrezcan los mejores protocolos de seguridad y apoyándose en expertos para implementar estrategias de ciberseguridad y transformación digital.


En ARKHO ofrecemos el mejor acompañamiento y asesoría durante todo el proceso de transformación digital de las organizaciones. ¿Necesitas apoyo? ¡Contáctanos!

5 visualizaciones

Comentários


bottom of page